Roque Dalton y la vigencia de su poema de amor

Según un estudio realizado el año 2014 en 143 países, El Salvador está entre los diez países más felices del mundo. El sondeo, realizado por la encuestadora Gallup, entrevistó a alrededor de 1,000 personas en cada país.  A las personas se les entrevistaba sobre su sensación de bienestar, sobre qué tanto habían reído o sonreído ese día y otras cosas así.   Desde que escuché la noticia recordé el Poema de Amor de Roque Dalton, que forma parte de su libro Historias Prohibidas del Pulgarcito (publicado en 1974, un año antes de su asesinato).  En este poema, Roque Dalton describe el ser salvadoreño, y entre sus líneas nos describe como “los tristes más tristes del mundo”.  ¿Qué pasa entonces con el estudio de la Gallup?  ¿Es que hemos cambiado tanto las y los salvadoreños? ¿Qué pasó para que ahora estamos entre los tres países más felices del mundo?

En el año 2014, El Salvador estuvo entre los diez países más felices del mundo, según la percepción de los encuestados.

Les propongo repasar algunas otras afirmaciones del Poema de Amor. Vamos a ver…. inicia con aquelllo de  “Los que ampliaron el Canal de Panamá  (y fueron clasificados como “silver roll” y no como “gold roll”)”. ¿Hemos cambiado?  Yo no lo creo. Aunque ahora los estadounidenses contraten la mano de obra salvadoreña no en Panamá sino en los propios Estados Unidos, seguimos siendo tratados como “silver roll” (esto de silver roll y golden roll era la expresión de segregación entre los que trabajaban en el canal: golden eran estadounidenses con poder, silver eran los otros, y desde luego, entre ellos, los salvadoreños).

Sigamos con otras afirmaciones para ver posibles cambios: “las que llenaron los bares y los burdeles /de todos los puertos y las capitales de la zona”  Aunque ahora la trata de personas se extiende por toda Centroamérica, no es raro encontrar noticias sobre jovencitas salvadoreñas rescatadas de burdeles ubicados en la zona de tránsito desde El Salvador hacia Estados Unidos;  y esto nos lleva a otra descripción de Roque sobre el ser salvadoreño: “los que fueron cosidos a balazos al cruzar la frontera” ¿Hemos cambiado?.  Antes de decidir, habría que pensar en todos los compatriotas que han muerto tratando de llegar  al Norte, ya sea a manos de ladrones,de los mismos “coyotes”,  por el tren de los migrantes (o tren de la muerte), por los cárteles… tantos riesgos, tanta muerte para los salvadoreños, para  “los hacelotodo, los vendelotodo, los comelotodo“, que aunque ahora esa cualidad se llama “espíritu emprendedor”, sigue siendo la misma actitud que siempre hemos tenido las y los salvadoreños.

El Salvador y su felicidad

foto miss el salvador 1975
Concurso Miss Universe en El Salvador (foto de archivo de El Diario de Hoy)

Ya en 1975, con ocasión del concurso Miss Universo en El Salvador, el coronel Arturo Armando Molina  (presidente de turno delegado por la dictadura militar), declaró a El Salvador como el país de la sonrisa.  Ese mismo año, en el mes de mayo, murió asesinado el poeta Roque Dalton; ese mismo año (unas cuantas semanas antes del afamado concurso) ocurrió la masacre de Las Tres Calles en Usulután (21 de junio) y, unos cuantos días después de la coronación sucedió la masacre de estudiantes universitarios (30 de julio) así como otros hechos que anunciaban una  guerra civil inevitable en el país.

Por desinformación o por lo que sea, las y los salvadoreños, sonreímos en 1975 ante las representantes de belleza visitantes. Las cámaras del mundo pudieron así dar testimonio de que El Salvador era “el país de la sonrisa“.

Desde 1975 a la fecha, hemos vivido una guerra, tres grandes terremotos, el magnicidio de Monseñor Romero, la ruptura de familias por la migración, la violencia de las pandillas, crisis económica, impunidad, etc, etc.  Y ¿aún así somos el tercer país más feliz del mundo? ¿Por qué tenemos esa capacidad de reír?

Pareciera que esa frase con la que nos describió Roque Dalton ya no tuviese ninguna vigencia, ¿verdad?.  Pues aunque parezca contradictorio, yo creo que seguimos siendo los tristes más tristes del mundo. ¿Por qué?. Pues porque es verdaderamente triste sonreír en un país en el que uno no sabe si regresará a su casa (por la violencia que impera), en el que la gente debe ir sobreviviendo el día con lo que logre rebuscar, con gente buscando  comida en la basura, en el que niños y niñas no pueden jugar libres en las calles, en que la contaminación nos carcome la vida,  con calles que cada día rebalsan de los mejores hacelotodo y vendelotodo  ¿no es eso triste?.

¿No es triste tratar de olvidar nuestros problemas y para ello sonreír? ¿No es triste que en lugar de exigir nuestros derechos, nos pongamos  a sonreír?  Para mí sí es triste pero quizá es la manera que hemos encontrado para lograr subsistir. Hasta he llegado a pensar que, para el ser salvadoreño, la risa (indicador supuesto de felicidad( es directamente proporcional a nuestros problemas.

Yo río todos los días y al ver a mi alrededor comprendo que formo parte de ese gran ejército de salvadoreños que simplemente somos, como bien dijo el Poeta: los tristes más tristes del mundo.

Un comentario en «Roque Dalton y la vigencia de su poema de amor»

  1. Que escrito mas interesante….nos hace un llamado a la reflexion sobre somos tristes???sera que vemos nuestra tristeza real y que tratamos de sustituirla por una alegria irreal??
    Como siempre LA FELICITO….me encantan las lecturas que me dejan pensando por un buen rato…..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *