A quien anda entre la miel, ¿algo se le pega?

“Al que anda entre la miel, algo se le pega” reza el conocido refrán que la mayoría de las veces resulta ser cierto.  Puesiesque es inevitable que el entorno nos impregne y terminemos pareciéndonos mucho más de lo que pensamos a los seres que nos rodean. Lo vivimos a diario en las oficinas, escuelas, familias. Todo esto viene a cuenta porque hace unos días me encontré en Internet con la historia de “Fray Bigotes”, un pequeño perro adoptado por frailes franciscanos en Cochabamba, Bolivia.  Resulta que uno de los frailes recogió a un perrito de la calle (no un aguacatero de raza indefinida sino un schnauzer miniatura abandonado a su suerte) que se ha convertido en parte del convento.

El santo patrón de la orden franciscana (San Francisco de Asís) es también conocido por ser el patrón de los animales, así que es natural que los monjes ayudaran a este perrito que ahora es feliz en su nueva vida como monje.  Las tiernas fotos de Fray Bigotes, a quienes los frailes le han confeccionado su propio hábito, se volvieron virales en seguida.

A mí la que más me gusta es la escena en la que fray Bigotes parece estar predicando a los peces dorados.  Bien dice el dicho: “a quien anda entre la miel, algo se le pega” y así el pequeño Bigotes ya anda imitando a sus hermanos humanos.

franciscano_fray_bigotes
Fray Bigotes en brazos de uno de sus hermanos franciscanos
fray-bigotes-peces
Fray Bigotes predicando a los hermanos peces

Pero no crean que en El Salvador nos hemos quedado atrás. Para nada.  Allá en Bolivia tienen a su fray Bigotes y nosotros aquí tenemos a nuestro diputado Canelo.

Canelo, el chucho diputado

Saltó a la fama  el 20 de diciembre de 2016, cuando se celebró el Día de la Constitución. Ese día se reunirían los tres poderes del Estado salvadoreño en un magno evento en el edificio de la Asamblea Legislativa.  Minutos antes de que llegaran tan honorables invitados, un perro aguacatero se paseó dignamente por la alfombra roja.  Su nombre: Canelo.

imagen de canelo ingresando a la asamblea legislativa
Canelo ingresando al recinto legislativo sobre la alfombra roja  (foto tomada de El Salvador Times)

Dicen que el Canelo llegó a la Asamblea Legislativa después de la semana santa de 2016.  Llegó golpeado y desnutrido. Los vigilantes fueron los primeros en darle comida y agua.  Poco a poco el tal Canelo fue agarrando confianza y ganándose el cariño de empleados y diputados al punto que cuando el jefe de seguridad ordenó echarlo, de inmediato se activó una especie de “fuero” dictaminado por los diputados de tal manera que el chucho se quedó.

imagen de canelo frente a medios de comunicación
Canelo tiene la atención de los medios de comunicación (como todo diputado) Foto tomada de El Salvador Times

A diferencia de Fray Bigotes, que permanece dentro del monasterio, Canelo entra y sale cuando le da la gana del edificio legislativo; yo misma lo he visto merodeando por los comedores que están frente al Centro Judicial Isidro Menéndez, en actitud de “a ver qué cae” . Según dijo un empleado de la Asamblea:  “cuando anda de novio se pierde, este muchacho ya debió pegar varios chuchitos por ahí”.

Las fotos del diputado Canelo no se han vuelto virales en Internet quizás porque no muestra la ternura de fray Bigotes o quizás porque les faltan acción. Bigotes aparece corriendo, predicando a los peces, jugando; en cambio Canelo siempre aparece echado, llamando la atención de los medios de comunicación o caminando altivo sobre la alfombra roja. Bueno, quizás no podemos pedir más  a nuestro Canelo  porque como dice el refrán: el que anda entre la miel…  Y mejor ya no digo más.

Larga vida para fray Bigotes y el diputado Canelo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *