Los monos sagrados de El Salvador / segunda parte

Hace un tiempo escribí sobre la vida de los perros callejeros en El Salvador (Los monos sagrados de El Salvador). Mi objetivo con ese escrito era mostrar la capacidad de supervivencia, adaptación y hasta la alegría que muestran los perros de la calle, a pesar de lo duro de su vida.

Día a día, veo colas alegres alimentándose en basureros, siguiendo a sus dueños mientras recogen latas y botellas para lograr unos cuantos dólares, peludos siempre alertas y siempre con una cola alegre, perros que se “autoadoptan” en talleres mecánicos o carwash, felices de comer lo que caiga y que algún trabajador juegue con ellos.  He visto manadas de hasta 10 perros descansando al lado de la carretera, respetando las posiciones de jerarquía que corresponden, con una pose de nobleza que me hace admirarles.

Una triste realidad

imagen de perro callejero triste

Lamentablemente, también es cierta la realidad que no veo día a día, la de aquellos cachorros que no sobreviven, los que son abandonados, maltratados, encadenados en diminutos lugares, los que mueren a los pocos meses o años por desnutrición o falta de vacunas, las hembras en preñez casi permanente, cuyos cuerpos desnutridos no logran ni alimentar a sus crías ni sobrevivir.

Pues bien ¿cómo sé de esa realidad si no la he visto? ¿por qué hablo de ello si antes solo hablaba de mi admiración por los perros sobrevivientes de la calle, sobre todo por los que cuidan a sus bolitos)? Pues porque gracias a las nuevas tecnologías supe del trabajo que realizan varios grupos por ayudar a esos perros abandonados y maltratados, su esfuerzo por sanarlos (física y emocionalmente) y encontrarles un hogar donde disfruten diariamente de una comida a tiempo, un techo entre la lluvia y ellos, un paseo y un abrazo.  Cuando he tenido la oportunidad de conocer a estas personas he visto sinceridad y esperanza en sus ojos y eso me da ánimos para pensar que otro mundo es posible.

Amar a los animales es amar la vida

perro en bicicleta
Cuando se tiene sentimientos nobles, cuidas a tu perro sin importar tu humildad. Vean a este señor que lleva a su perro con él en su canastilla, con un “cinturón” de seguridad y sus señales reflectantes. Foto tomada en Calle Aguacaliente hacia Soyapango, San Salvador.

Llámenme loca si quieren (de hecho, ya lo hice yo misma), pero yo sostengo una cosa: uno puede detectar los valores de una persona al observar su actitud hacia los animales en general y los perros en particular.  La intolerancia, el desprecio por  la vida, el egoísmo y otros males que algunos practican contra sus semejantes, suelen ser características de gente que maltrata y desprecia a los perros.

Entonces: yo sostengo que si uno se compadece y ayuda a esos peludos indefensos es porque se tienen los valores suficientes para creer en un  mundo en el que todas las especies (incluida la humana) tengamos una vida buena y en armonía.

Declaración final:  soy consciente de que existen necesidades apremiantes en la población salvadoreña. Tengo la dicha de que he trabajo y continúo trabajando para contribuir a mejorar la vida de las y los salvadoreños.  Esos peludos necesitados no tendrán ni DUI, NIT o pasaporte que los acredite como connacionales, pero… son nuestros.  Si yo logro  que una sola persona (quizás tú) reflexione y actúe para ayudar a estos perros necesitados, también estaré contribuyendo a que esa persona quiera trabajar por un mundo más humano.

¿Y si colaboramos desde lo que somos y desde lo que podemos? Les asegura que muchas colas se moverían  de alegría.

¿Que te parece? Comparte si estás de acuerdo con mi teoría.

9 comentarios en «Los monos sagrados de El Salvador / segunda parte»

  1. Me encanto,,, tengo dos perritos callejeros en San Martìn que siempre veo cuando camino hacia Suchitoto.. le cuento luego..la felicito ya veo que no solo escribe para Lichitas..jijiji

  2. Me gusta mucho su publicacion, mis respetos para usted, gracias a Dios existe Urban Dog Sanctuary, ademas de todos los demas refugios que existen en El Salvador, y creo que eso quiere decir que con el paso del tiempo muchas personas estan tomando conciencia acerca del respeto hacia esos seres tan especiales que nos aman mucho y los cuales solo reciben maltratos por parte de los que nos hacemos llamar humanos…. Espero y tengo Fé que poco a poco iran cambiando las cosas no solo para los bellos peluditos sino para todas las demas criaturas del reino animal que sufren mucho por la mano del hombre, del mal llamado amigo de los animales….

  3. esas hipótesis sobre la ideología y detectar los valores…. 5000% de acuerdo! yo tengo esos hallazgos también…. sin duda alguna!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *