Buseros en El Salvador

Buseros en El Salvador…  Siempre tienen espacio en las primeras planas de los periódicos y desde luego, en las pláticas cotidianas. Buses que caen por barrancos, motoristas bolos, pleitos por subir el precio del pasaje, etc. Pero no platiquemos de esos temas, ahora demos un vistazo a esa necesidad que tienen los buseros de expresarse a través  de la decoración exterior de sus unidades.

La mayoría de los buses en El Salvador está personalizado: tienen nombres de seres queridos (“Kevin Alexander”, “Yojana”, “Marielita”, etc.), o imágenes que intentan mostrar la personalidad del busero (leones y aguilas son especialmente apreciados); sin mencionar la preferencia futbolística (¿Barcelona o Real Madrid?).

Pero hay un estilo muy gustado que siempre me ha llamado la atención. Es el estilo cristiano. Uno puede  apreciar stickers con mensajes de “Cristo Rey de Reyes”, “Poderoso sólo Dios”, “Jehová es mi pastor”, “Juan 3:16”, en fin… variedad de  mensajes que contrastan cuando el pregonado cristianismo no se hace presente a la hora de insultar a los pasajeros, arrancar antes de que uno termine de bajar,cambiar de carril sin importar a quien golpea,  no dar cabal el vuelto, y bueno, algunas otras mañas sabidas por todos los usuarios.  Eso por no mencionar a los que colocan un perfil de Monseñor Romero al lado del conductor, señalándole el camino (???!!!)

Por eso, creo que la idea que los buseros salvadoreños tienen sobre el bien y el mal está un tanto torcida, así que no me sorprendió ver como un bus de la ruta 41 (Soyapango-San Salvador) representaba la lucha entre el bien y el mal: Jesucristo y Satanás se disputan el mundo jugando a las vencidas (¿alguna apuesta?)

imagen en ruta 41 san salvador

Y no falta uno que otro con un poco de humor negro que debería poner a pensar a más de un usuario. Vea usted pues, el caso del bus llamado Titanic cuyo lema es “la historia se repite” (!!!).

ruta 15 titanic

Hay otros estilos personalizados que bien podemos ver otro día, pero por hoy es suficiente siendo que sólo es un rato para platicar. Eso sí, cuando tenga tiempecito, por ejemplo en medio de una graaan trabazón, échele un ojo a los rótulos que adornan los buses. Creo que así se puede conocer un poco más sobre el mundo de los buseros en El Salvador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *